jueves, 2 de julio de 2015

Un paseo por Noruega

No siendo un viaje ornitológico el ornitólogo está atento a las aves en todos los viajes, y eso es lo que me ha pasado.
De un crucero familiar por Noruega he podido disfrutar plenamente de un entorno que te encandila rápidamente.
De camino al fiordo de Geiranger, pude ver una carroña de ballena y sobre ella a un grupo de Fulmar boreal (Fulmarus glacialis).
Hablar de Geiranger es hablar del espectáculo de la naturaleza y hablar de la Gaviota cana (Larus canus)
 

Simplemente bordeando el fiordo pude ver como las aves confluían con cierta facilidad entre los visitantes.
Los Ostretros euroasiáticos (Haemantopus ostralegus) se dejaron ver de norte a sur tanto en el zonas costeras como el mismo OSLO.
Algo agradable fue comprobar la cercanía de las aves en todos los jardines, de la familia Turdiade, ya que no habían depredadores inducidos por los humanos, es decir GATOOOOOS¡¡¡¡

De aves de pequeño porte pude ver algunas que tenia pendiente como el Pardillo piquigualdo y sizerín (Carduelis flavirostris y flammea). 
Lúgano(Carduelis spinus) y Pardillo común (Carduelis cannabina)
 
La esquiva Curruca zarcerilla (Sylvia curruca) no se dejó fotografiar en condiciones
 
Otra ave presente en todo bosque y jardín fue la Corneja cenicienta (Corvus cornix) además en tareas reproductivas como tantas otras aves.
En definitiva los países Nórdicos muy recomendables por su cultura y avifauna y como estaba de crucero no podían faltar Gaviota Sombría (Larus fuscus) y Argéntea (Larus argentatus) y cisnes.