viernes, 16 de abril de 2010

Vino y aves

Una caja de madera para una botella de vino puede ser el nidal para algunas especies de aves forestales que les cueste encontrar huecos naturales, especialmente en bosques jóvenes, repoblados o explotados, es cuando la manera de ver las cosas de un ornitólogo es diferente del resto de personas, no vemos una simple caja, sino una caja nido y ahí están los resultados, el espabilado parus major lo ha aprovechado aunque el nidal no era para él.
!!Viva el vinooo ¡¡¡

2 comentarios:

Guillermo dijo...

Hola Pedro, yo también puse hace 3 años una caja nido hecha con una caja de vino en un nogal (en Nàquera) y este año me la han ocupado por 1ª vez una pareja de carboneros comunes.
Guillermo.

Pedro Marín dijo...

Es lo que tiene tener en mente trabajar a favor de las aves.
Pedro